Gas propano o gas butano: ¿Cuál es el mejor para el hogar?

Gas propano o gas butano: ¿Cuál es el mejor para el hogar?

La cocina y la calefacción son elementos indispensables para un hogar, y es por ello que si no quieres que la factura de la luz suba un pico cada mes (especialmente en invierno), toca acudir a los gases butano y propano. ¿Pero cuál es el idóneo?

Y es que más allá de la clásica imagen del butanero con la bombona cargada en el hombro y subiendo 5 pisos como si nada, ahora el gas propano ofrece una canalización segura e integrada en la construcción de casi todos los edificios modernos.

Es por ello que desde el Catador de Cupones queremos que conozcas un poco mejor a estos dos gases, sus diferencias y cuál de ellos es el más adecuado para utilizar en un hogar.

¿Cómo son los gases propano y butano?

Para comenzar, comparten un mismo origen: se consiguen del petróleo o de los pozos de gas. Se trata de gases licuados con una alta rendimiento energético, lo que significa que un poco de ellos va a ofrecerte un gran poder calorífico.

Son inodoros e incoloros, aunque se les suele añadir un poco de olor (mercaptano) para que se pueda identificar una fuga de estos gases. No son tóxicos, pero tampoco recomendamos respirarlos. 

Su combustión es limpia, minimizando los restos que podrían dejar en la maquinaria y facilitando su vida útil. Esto ayuda al medio ambiente, siendo clasificadas como una de las energías más limpias. Y al poder transportarse con facilidad, también de las más seguras.

¿Cuáles son las diferencias entre el butano y el propano?

Ahora bien, pese a que parece que comparten muchas cosas, también tienen algunas diferencias. Por ejemplo, las condiciones de funcionamiento del gas butano debe tener una temperatura de 0º o superior, mientras que la del gas propano de -44º. Esto hace que en regiones muy frías se opte por el segundo.

Otra diferencia es el tipo de formato que se utiliza para su transporte. El gas butano se encuentra disponible en botellas, ya sean bombonas de butano pequeñas o las clásicas grandes; por otro lado, el propano puede distribuirse en bombonas, pero también canalizado.

El potencial calórico del gas propano es ligeramente superior al gas butano, de 12,86 KWh/kg respecto a 12,44 KWh/kg. E incluso respecto a otros gases, como el gas natural.

¿Qué tipo de gas es el mejor para el hogar?

Estas pequeñas diferencias hacen que un gas sea mejor que el otro en según qué circunstancias. Y es que si vives en un clima frío, vas a tener que acudir al gas propano sí o sí gracias a su nivel de congelación.

Esta característica hace que el precio del gas propano sea más caro, más allá de situaciones del mercado que encarecen aún más el coste. Por lo que si vives en un clima templado o cálido, la bombona de butano te saldrá más rentable por lo general.

También hay que tener en cuenta la compatibilidad de los electrodomésticos de la cocina. Algunas cocinas sí cuentan con capacidad para adaptarse a ambos gases, pero a veces no suele ser así. Acude al manual de instrucciones para saber si la tuya tiene esa opción, e incluso si necesita de un accesorio adicional.

En lo que respecta a su transporte, ambas pueden embotellarse, por lo que no hay problema. Ahora bien, el gas propano suele estar almacenado en mayores cantidades, por lo que suele durar más. 

Y según el consumo, si vas a utilizarlo poco o para una familia pequeña, el butano es la mejor opción. Pero si se asume que se va a tener un consumo alto, el gas propano es el que necesitas, ya que puedes obtenerlo a granel si tienes un depósito de gran tamaño instalado.

 

En resumidas cuentas, ambos gases son muy interesantes, pero es indispensable tener en cuenta las circunstancias concretas de cada hogar. Si el clima es frío, sí o sí debe ser gas propano. Pero si el clima es templado o cálido con un consumo bajo o medio, el butano es mucho más interesante para el ahorro.

Deja una respuesta