La importancia de comparar tarifas de luz (y otros suministros)

La importancia de comparar tarifas de luz (y otros suministros)

A veces nos dejamos llevar por el buen marketing seductor, a veces porque creemos que una marca es mejor que las demás, y otras veces por puro desconocimiento de todas las opciones que hay disponibles. Pero, escucha, comparar tarifas de suministros te va aportar muchos beneficios.

Como ratas que somos, en el Catador de Cupones no sólo buscamos aquellas tarifas que se ajusten mejor a nuestras necesidades y nos ahorren unos eurillos, sino que también nos encanta perder el tiempo rascando céntimos desde cualquier gasto que tengamos.

Para ayudarte en esta labor, ya sea porque quieres cambiar de compañía o tienes que contratarla desde cero, te dejamos unos cuantos consejillos para que el comercial no te coma la oreja con promesas que rara vez se cumplen. ¿Preparado?

Pierdes tiempo, pero ahorras dinero

Sí, lo debemos reconocer, es una pereza tener que comparar tarifas de suministros. Pero por suerte puedes encontrar comparadores de tarifas de luz y gas, entre otros, que te harán la vida más fácil.

Puede que le dediques unas horas, unas tardes e incluso unos cuantos días. Te hagas tus cálculos mentales o utilices esa olvidada calculadora que todo smartphone tiene integrada. Da igual, vas a sentir que vas a perder el tiempo, pero a la larga vas a ahorrar dinero.

Y es que estás decidiendo qué compañía y qué servicios te van a acompañar a largo plazo, no durante dos días. Es una decisión importante, que debes meditar sólo, en pareja o con el gato, pero es fundamental que salga la mejor decisión.

Si enseguida te lanzas a preguntar a los comerciales de las diferentes suministradoras, te van a regalar el oído. Es lo que hacen, es su trabajo. Y entre muchos datos objetivos, te dirán que son los mejores en todo. 

Resístete, no caigas en esas ofertas temporales. Apunta todo lo que te digan sobre precios, permanencias y demás, y cuélgales. Ya les llamarás cuando consultes a otras compañías.

No te vas a sentir estafado cuando te suban la tarifa

Esta es una de las grandes ventajas de pasar todo este proceso de comparación de tarifas de suministros. Y es que a muchos nos ha ocurrido que, por elegir alguna y contratarla con demasiada rapidez, nos hemos llevado un susto a final de mes.

Levantamos el teléfono, llamamos a atención al cliente y sí, ese bonito número de la factura es real. No te leíste la letra pequeña, y eso tiene un precio. Evítate estos malos tragos, de verdad, porque cuando quieras rescindir el contrato verás que deberás pagar más al tener permanencia. Y hasta que se cumpla dicha permanencia es posible que vivas con un malestar considerable.

Siéntate, respira y no te dejes llevar por tu lado emocional. Haz todos los cálculos que sean necesarios y piensa en tus circunstancias económicas personales.

¿Qué tener en cuenta al comparar tarifas de suministros?

Y es que para comparar de forma adecuada necesitas saber en aquellos elementos en los que fijarte. Aquí tienes los que, en nuestra opinión, son los más interesantes para decidir si vale la pena una tarifa de suministros u otra.

Las necesidades de tu hogar

No es lo mismo el consumo eléctrico de un chalet que el de un piso de 30 metros cuadrados. Ni tampoco el del agua y del gas, si es que dispones de él. Para no quedarse con una tarifa limitada, pero tampoco irse a una demasiado elevada que no aproveches, calcula las necesidades que debe cubrir.

Si en casa sois mucho de tener electrodomésticos conectados, de si el calentador no es de gas, que si el coche eléctrico, más de bañeras que de duchas o tiráis más de microondas que de cocina de gas. Cada familia es un mundo, pero saber cómo se comportan y qué consumen es fundamental.

El uso que le vas a dar

Esto es especialmente interesante cuando se trata de telefonía móvil, ya que con todo esto de las redes sociales, vídeos y memes de los grupos de Whatsapp de los cuñados, los GB se consumen vertiginosamente. Lo bueno es que ofertas de telefonía no te van a faltar, con la de empresas que hay en la actualidad.

En cualquier caso, en este apartado pretendo referirme a que si vas a estar mucho en casa o poco, de si teletrabajas o sólo entras por la puerta de tu hogar para dormir. Vamos, las horas que vas a estar. Y eso define tu comportamiento en el hogar, por lo que es posible encontrar tarifas planas (aunque eso te obligue a poner una lavadora a las 3 de la mañana).

La permanencia

Puede que la tarifa esté bien, que tenga muy buenas ofertas y tal, pero que veas que tenga una permanencia que pesan como dos grilletes en tus manos. Al fin y al cabo, esto es lo que quieren muchas compañías, que estés cada mes apoquinándoles dinero.

No está mal si son de confianza, tienen buena atención al cliente y la tarifa se ajusta bien a tus usos y necesidades, pero aún así es importante que tengas en cuenta la duración de la permanencia. Nunca se sabe cuándo pueden cambiar las circunstancias, y tener que romperla puede ser un gasto extra innecesario.

El precio definitivo

Porque a veces parecemos tontos, y nosotros nos incluimos entre ellos. Creemos que nos van a dar tropecientos megas y llamadas ilimitadas por un precio bajísimo y a los tres meses, ¡pam! Nos viene el facturote.

De verdad os lo decimos, mirad bien cuánto os va a costar a la larga la tarifa de suministros, y si realmente vale la pena pagar el precio definitivo por todo lo que te aporta. Y si lo que te pica es el dinero, siempre puedes echarle un vistazo a las tarifas de Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (o PVPC) que regula el gobierno.

 

En definitiva, nuestra recomendación es que te tomes el tiempo necesario para meditar todos los pros y contras al adquirir una tarifa de suministros. Piensa en el ahora y en el futuro, tanto a nivel personal y económico. Y no te dejes engañar por embaucadores, siempre se objetivo con todas las ofertas.

Deja una respuesta