Temporizadores de agua por monedas: qué son y cómo funcionan

Temporizadores de agua por monedas: qué son y cómo funcionan

¿Harto de que tu hija se pase horas dentro de la ducha? ¿O de que tu compañero de piso consuma tanta agua mientras zarandea el plátano bajo los chorros de agua? Ponle solución a todas estas situaciones gracias a un temporizador de agua por monedas.

Sí, sí, has oído bien. Hay que ser bien rata para instalar uno en los baños de casa, pero cuando se necesitan medidas desesperadas para controlar el abuso de agua, no le diríamos que no en el Catador de Cupones.

Es por ello que queremos hablarte un poco de estos útiles electrodomésticos, si se les puede llamar así. Qué son, cómo funcionan y si realmente valen la pena tenerlos en consideración. Y en ese caso, en qué circunstancias.

¿Qué son los temporizadores de agua por moneda?

Básicamente se trata de una máquina que corta el agua corriente a través de una electroválvula, y a no ser que le introduzcas fichas o monedas, no dejará que la ducha o el grifo funcione. ¿Sencillo, verdad?

Suelen ser muy utilizados en campings de autocaravanas, así como en algunos moteles y hoteles donde parece que el agua es un bien escaso. En muchas duchas públicas, sobre todo de playas y tal, también pueden encontrarse.

Pero también pueden verse en vestuarios de trabajos o gimnasios, no sólo ayudando a reducir el coste de la tarifa del agua, sino beneficiando al medio ambiente. Y es que parece que en occidente nos sobre el agua, teniendo una malísima cultura de dejar correr el grifo cuando nos estamos enjabonando.

¿Cómo funcionan los temporizadores de agua por monedas?

No tiene mucho misterio: el agua no corre por la ducha o el grifo hasta que introduces una token. Por cada una de las fichas o monedas que introduzcas se sumará un tiempo determinado al uso de la ducha. Una vez se alcance ese límite, se vuelve a cortar el agua.

El tiempo se puede personalizar, dependiendo de cada modelo de temporizador de agua por monedas. También es posible añadir un aviso acústico para que la persona que se esté duchando sepa que tiene que darse prisa (o introducir una moneda adicional).

Hay algunos modelos de temporizadores de agua por monedas que cuentan con un botón de parada y que, al pulsarlo, se detiene el agua y el tiempo. Esto permite que cuando toque enjabonarse o se te haya caído la pastilla al suelo, no temas por esos segundos perdidos mientras no estás disfrutando de la apetecible agua caliente.

La mayoría también guardan la cuenta regresiva aunque se vaya la luz, es decir, que no vuelven a 0. Ya sería mala suerte que haya un apagón y al volver no pudieras acabar de limpiar y quitarte ese champú que te está picando en los ojos.

¿Cuándo utilizar un temporizador de agua por monedas?

Se nos ocurren un montón de situaciones surrealistas donde un temporizador de agua por monedas sería útil, a la par que divertido. Pero volviendo a la realidad, que ya es lo suficientemente rara, algunas de los mejores usos para esta útil herramienta son:

  • En vestuarios de gimnasios y otros lugares públicos, donde los usuarios pueden pasarse horas regodeándose debajo del agua sin ningún tipo de consecuencia ética.
  • En vestuarios del trabajo, si es que se detecta que se está abusando de las duchas y el consumo está produciendo pérdidas.
  • En pisos compartidos, cuando hay conflictos en el consumo del agua entre los compañeros.
  • Cuando tienes un adolescente que le gusta disfrutar de sus largas horas bajo el agua. Que se la gane.

¿Vale la pena un temporizador de agua con monedas?

Depende. Si estás ofreciendo duchas a clientes, como en gimnasios y campings, y ves que te sube mucho la factura porque se malgasta el agua, es una gran opción. Pero también puede repercutir negativamente en las opiniones del negocio, sobre todo a aquellos que les “has cortado el grifo”.

En casa no lo veo demasiado viable, excepto por las situaciones de conflicto con compañeros o con un conviviente que es más sapo que humano. Si es para ahorrar, creo que uno debe ser capaz de tener la disciplina suficiente para no echar la tarde debajo del chorro de la ducha.

En resumidas cuentas, para los negocios es una opción bastante viable, mientras que para uso doméstico no lo es tanto. Aún así, ten en cuenta las particularidades y circunstancias específicas respecto al consumo del agua, y que el temporizador de agua por monedas sea el último recurso si las otras opciones para cambiar de hábitos han fracasado.

 

Deja una respuesta