Ósmosis inversa: todo lo que tienes que saber sobre ella

ósmosis inversa

La ósmosis inversa es un término que se ha puesto de moda en los últimos años. Y es que a través de diferentes canales y medios de comunicación hemos ido conociendo cómo este proceso ayuda a que el agua que bebemos sea más sana y natural.

¿Pero qué tiene de cierto eso? ¿Exactamente cómo funciona la ósmosis inversa? ¿Vale la pena invertir en un filtro para el hogar? Queremos explicártelo todo y que tú mismo tomes la decisión más adecuada para tu salud.

¿Qué es la ósmosis inversa?

Para comenzar, la ósmosis inversa es un proceso de filtrado del agua que utiliza una membrana semipermeable con el objetivo de eliminar moléculas, iones y otras partículas. Esto logra que el agua esté cargada con menos impurezas.

Para que te hagas una idea, el mejor símil posible es imaginar una mosquitera en una ventana. Básicamente podrán traspasar partículas pequeñas, como el aire, pero otras más grandes no. En este caso, mosquitos y otros insectos desagradables.

En la ósmosis inversa se aprovecha la presión del agua como uno de los elementos clave en este tipo de proceso. Esto causa que la concentración de las partículas sea mayor, provocando que las que queremos que no se filtren se queden atrapadas.

No es algo que venga de hace poco, sino que en la década de 1950 ya estaba poniéndose la ósmosis inversa en marcha. Se utiliza, sobre todo, en plantas desalinizadoras y en tratamientos industriales. Esta tecnología se ha visto mejorada y reducida para aprovecharla en nuestros hogares.

¿Cómo funciona este proceso?

Hay que diferenciar el funcionamiento de la ósmosis normal y de la ósmosis inversa, ya que a pesar de ser procesos similares en la última se añaden componentes indispensables para garantizar su éxito.

Durante la ósmosis normal el agua se desplaza de forma natural desde una área de baja concentración de soluto hasta otra con alta concentración. Atraviesa una membrana que retiene aquellas partículas que no queremos en el líquido.

Por otro lado, en la ósmosis inversa se añade un mecanismo difusivo que funciona combinando la presión del agua, su tasa de flujo y la propia concentración del soluto. Es decir, en vez de permitir que el agua se desplace de forma natural, con la presión forzamos que esta se filtre con mayores garantías.

Aplicaciones de la ósmosis inversa

En la actualidad pueden encontrarse muchas aplicaciones a gran escala de la ósmosis inversa. Para comenzar, el propio sistema de filtración de las grandes ciudades, consiguiendo el agua potable que disfrutamos desde los grifos.

Es especialmente importante en el campo de la industria farmacéutica, consiguiendo obtener agua ultrapura y tratada para la creación de medicamentos. Aunque la aplicación más extendida es en la desalación de agua marina en aquellas regiones donde no se tienen grandes fuentes de agua dulce.

La ósmosis inversa es capaz de eliminar la mayoría de partículas en suspensión en el agua, así como iones, coloides, elementos orgánicos, pirógenos y algunas bacterias. Todo ello dependerá del tipo de membrana que se haya instalado en el filtro, con poros más grandes o más pequeños.

Ventajas y desventajas en el hogar

Aprovecharla en casa es una oportunidad para incentivar el ahorro y el reciclaje, siempre que también se tengan en cuenta las desventajas que aporta este sistema de filtrado de agua. Algunos de sus beneficios más importantes son:

  • Ahorro económico, ya que te permitirá beber con total seguridad del agua del grifo. Evitarás la compra de agua embotellada, ahorrándote también los viajes de vuelta del supermercado cargado hasta las cejas.
  • Reduces el consumo de plástico, ya que no compras agua en botellas. Es una forma de ayudar al medio ambiente y evitar tener que reciclar más a menudo.
  • Mejora el sabor del agua, en especial en aquella regiones donde se encuentra agua dura. Al reducir el calcio, el magnesio y el cloro, hará que beber de ella sea mucho más agradable.

Ahora bien, algunos de los contras más evidentes en la ósmosis inversa son:

  • Se desperdicia agua, ya que las máquinas filtradoras sólo te proporcionarán una parte del líquido que pasa a través de ellas. La otra va directa al desagüe, por lo que en cierta manera no incentiva del todo el ahorro del agua.
  • Se requiere mantenimiento periódico. No sólo para que la maquinaria funcione de forma adecuada, sino también para evitar que con el tiempo el filtro se desgaste y deje pasar todo tipo de partículas.
  • Al eliminar las sales del agua también se consigue un pH bajo que provoca corrosión en los metales. Tanto grifos y ollas pueden verse afectados si este baja demasiado, por lo que debes controlar también este parámetro.

¿Vale la pena un filtro de ósmosis inversa?

Depende de los hábitos y de la situación personal, ya que no es lo mismo utilizarla en algunos lugares que en otros. Aunque en general tienes que centrarte en tres elementos para dar respuesta a esta pregunta: comodidad, sabor y salud.

En comodidad se refiere al ahorrarte tener que comprar agua embotellada, a la par que es abrir cualquier grifo donde tengas instalado el filtro de ósmosis inversa y poder beber directamente. Además, con un sabor que ayude a que el trago se disfrute.

El eliminar diferentes partículas ayuda a que la salud mejore, en especial a aquellas personas que por circunstancias especiales necesitan beber agua o cuidarse mucho más. También en regiones con agua dura es una buena forma de cuidarse.

En definitiva, la ósmosis inversa es una buena forma de aprovechar el agua que ya estás pagando para acabar de potabilizarla. Según el consumo que hagas puede salirte más rentable o no, dependiendo de los números que manejes. Por lo general, en una familia grande se renta mucho más.  

Deja una respuesta