Trucos y consejos sencillos para ahorrar energía en casa

Que si ahora, sube, que si ahora baja. Luz, electricidad y agua son los suministros esenciales de una vivienda, sobre todo si se vive en familia.  Ahorrar energía  y ser capaz de controlar sus gastos es fundamental para no acabar con el agua al cuello a final de mes.

Es por ello que, si te encuentras en esta tesitura, te ofrecemos un buen puñado de consejos para que ahorres energía en tu hogar. Aunque nunca es mal momento para comparar las distintas tarifas que tienes contratadas y buscar aquellas que más se ajusten a tus necesidades.

La discriminación horaria

Las tarifas con discriminación horaria es una de las maneras por las que se puede ahorrar en casi todos los hogares. Es interesante concentrar al menos el 30% de la luz que se consume en horas valle (de 22:00 a 12:00 y de 23:00 a 13:00 en verano). 

Los hogares que no disponen de esta tarifa utilizan una media del 50% en horas valle, pudiendo así ahorrar 80€ al año en su factura de la luz sin coste adicional. La discriminación horaria está disponible tanto para los hogares que tienen suscrita la tarifa regulada de PVPC como para los hogares que disponen de oferta en mercado abierto.

Ajustar la potencia eléctrica para ahorrar energía

Gran parte de lo que pagas en tu factura es por la potencia contratada: cada 1,15 kW de luz corresponde a casi 50 euros al año. Debido a esto, es importante controlar la cantidad de energía que se consume.

Es posible que se haya contratado una cantidad a la que nunca hemos llegado. Raro será el día en que lavadora, horno, lavavajillas y otros electrodomésticos trabajen de forma simultánea. Si te dedicas a calcular tu potencia eléctrica real, podrás ajustarla con un margen más que suficiente para algunas excepciones.

Apagar los dispositivos al dormir

El consumo silencioso de dispositivos «apagados pero encendidos» cuesta más de lo que piensas. Sí, parece mentira como esa lucecilla roja o ese electrodoméstico que está esperando a que le des con un botón gastan, sobre todo si haces los cálculos anuales.

Apagar todos los dispositivos de reserva (televisores, computadoras, estéreos, etc.) ahorra un 10 % de su consumo total. Con un consumo medio (3.500 kWh/año) se ahorran 52 euros. Así que antes de meterte en la cama, hazte un paseíllo por la casa y apágalo todo (menos la nevera)

Usar dispositivos inteligentes 

Las tecnologías no solo crean nuevas oportunidades de negocio, sino que son y serán siempre una parte importante de nuestras vidas. Nos ayudarán a mejorarlas y a que sean mucho más cómodas con gran sencillez.

Algunos de los beneficios de la domótica son la comodidad, la seguridad y la gestión inteligente. Justo este último permite un uso de dispositivos o sistemas de energía mientras ahorra electricidad, agua y combustible.

Siempre que sea posible, es recomendable elegir programas que funcionen a bajas temperaturas (el calentamiento del agua es el que más consume). Algún ejemplo de ello es:

  • Lavadora: temperaturas entre 40°C y 60°C suponen un ahorro eléctrico del 40%.
  • Lavavajillas: los programas Eco funcionan a aproximadamente 50°C.
  • Frigorífico: presta mucha atención a la ubicación (lejos de fuentes de calor y con espacio suficiente por detrás) y no te excedas poniendo el termostato demasiado frío. Tampoco quieres que crezcan pingüinitos en el congelador.

Actualizarse a este tipo de tecnología no sólo permitirá que tu factura se haga más asequible a final de mes, sino que también contribuirá a la lucha contra el cambio climático. ¿Doble éxito, no crees?

Ajustar la temperatura de la calefacción

Una temperatura de 19ºC a 21ºC es apropiada para el día a día. Por la noche es mejor bajar un poco la temperatura de la habitación, entre 15°C y 17°C. Ya si tienes frío, utiliza un batín o ponte una capa extra de ropa, que tampoco hace falta que vayas en bikini.

Cada nivel superior implica un aumento del 7% en el consumo. El mantenimiento adecuado de la caldera puede ahorrarle hasta un 15% por año. Los radiadores deben estar limpios y sin muebles que los tapen (esto dificulta la difusión del aire caliente).

Realizar un buen mantenimiento de los radiadores

¿Sabías que el polvo afecta a la eficiencia de los radiadores? Así que no seas perro y póntelos a limpiar inmediatamente. Y es que un 10% de la energía consumida se debe a un mal mantenimiento de los radiadores.

Tampoco se deben colocar objetos demasiado cerca de los radiadores para que no perturben la radiación. Además, la instalación de paneles reflectantes detrás de los radiadores en paredes sin aislamiento puede mejorar el rendimiento entre un 5 y un 10 %.

En caso de disponer de radiadores hidráulicos, se debe drenar regularmente, comenzando con los radiadores más bajos. Este paso es particularmente importante al comienzo de la temporada de calefacción. Además, al aislar las tuberías del circuito de calefacción hidráulica, se puede reducir el consumo de agua caliente en aproximadamente un 10%.

Si el sistema de calefacción hidráulica es viejo, las tuberías pueden oxidarse, perjudicando el ahorrar energía. Esto da como resultado una reducción del 40% en la eficiencia energética de la calefacción. También se puede equipar los radiadores hidráulicos con válvulas termostáticas para regularlos habitación por habitación. Hacerlo rebaja tu factura entre un 5 y un 10%.

 

En resumidas cuentas, tienes un montón de oportunidades para poder ahorrar energía en casa. Todo lo anterior apenas te llevará crear un pequeño hábito de mantenimiento o una inversión mínima para renovar algunos aparatos. 

Y con todo lo que te ahorres, podrás seguir haciéndolo al utilizar las mejores ofertas de Groupon que puedes encontrar entre todo lo que tenemos para ti. También te mereces disfrutar por todo el esfuerzo que has realizado.

Deja una respuesta